Neolectum - Noticias: empresarial, económica y financiera en Alicante y en territorio valenciano

Sectors and markets

medimundi
tierrecita alacantville

València • Turismo y mascotas

La playa can de Pinedo incluye boyarines para delimitar la zona de baño de los perros

El Ayuntamiento ya ha organizado todos los servicios de la playa can de Pinedo que además ya incorpora balizamiento en el mar, una cordada de boyarines que delimitará el espacio en el que los perros pueden bañarse.

Esta zona acotada, habilitada por primera vez en el año 2016, en el norte de la playa de Pinedo (al sur de la ciudad), permanecerá abierta durante toda la temporada de verano, hasta el 30 de septiembre. Usuarios y usuarias podrán acceder a todas las instalaciones habilitadas para perros desde las 9:30 horas hasta las 19.30 horas.

Como en años anteriores, este espacio contará con una caseta de información, desde la que se vigilará el buen uso de la zona y la identificación de los animales mediante chip, pues, según la normativa municipal, los perros deberán estar controlados y sujetos en todo momento dentro de la zona señalizada; y los calificados como potencialmente peligrosos, además, deberán llevar bozal.

Así, según recoge la Ordenanza municipal de uso de las playas y zonas adyacentes, desde su modificación en el año 2016, «la presencia de animales en las playas, zona de baño y paseos, estará sujeta al cumplimiento de las condiciones de seguridad, higiénico-sanitarias y de convivencia ciudadana establecidas».

De hecho, los propietarios de los perros, que son los responsables de los posibles daños causados por el animal, deberán llevar la documentación del can en regla (pasaporte veterinario y tarjeta de identificación) y respetar, en todo caso, la zona zona habilitada y señalizada para el uso de estos animales, así como a recoger sus excrementos y depositarlos en la papelera.

Con el fin de que no se generen molestias con el resto de usuarios de las playas, en la caseta de información habilitada por el Ayuntamiento se entregarán estacas para atar al perro y papeleras con bolsa.

En este espacio de playa, totalmente señalizado, también se habilitará una manguera para duchar a los perros. La playa can de Pinedo también tendrá un quiosco de helados y bebidas, hamacas y sombrillas, para dar un mayor servicio a la ciudadanía que utiliza esta playa de uso compartido. •

 

Alicante • Mascotas

Problemas en las glándulas anales

Los perros (y también los gatos y los hurones) tienen dos glándulas anales bajo la piel situadas a ambos lados del ano. Son pequeñas bolsas de alrededor de un centímetro de diámetro que tienen, mediante un conducto de drenaje, una apertura al ano. Estas bolsas almacenan material de excreción: una sustancia líquida, de color marrón amarillento y maloliente, muy desagradable. En los animales sanos, las bolsas anales se vacían regularmente por el paso de las heces. De este modo, se añade a las heces una clara señal olfativa para los otros animales. A través de este líquido los perros informan a otros sobre su sexo, enfermedades, estatus, temperamento, etc. Además, en una situación de miedo extremo pueden vaciarlas con la finalidad de disuadir a su enemigo por el mal olor del contenido que eliminan.

Cuando se obstruyen
En ocasiones estas glándulas se obstruyen, se inflaman o se infectan dando lugar a diversas patologías. ¿Por qué? Por la estructura anatómica del perro, por un aumento en la densidad de las secreciones, por una mala alimentación o bien tras un proceso de diarreas prolongado.
Los problemas más frecuentes se conocen como impactación, abscesos y saculitis anal. Pueden sucederse en el tiempo, pero también coexistir.
-La impactación de los sacos anales se caracteriza por la acumulación de líquido pastoso que sale muy difícilmente por la presión digital del saco anal inflamado.
-En la saculitis se produce una secreción cremosa de color amarillo-verdoso.
-El absceso del saco anal se caracteriza por la salida de material purulento (mezclado con sangre) cuando se presiona, que suele estar inflamado, o incluso puede fistulizarse.
El conducto de drenaje se obstruye, la secreción queda retenida y se puede desarrollar una infección secundaria, dando lugar a un absceso. Es un problema persistente y se repite en el tiempo. Además puede afectar a una o a las dos glándulas.

Algunos están más predispuestos
Hay algunos perros que se muestran más propensos a tener problemas en los sacos anales, sobre todo aquellos que tienen pliegues en la zona del orificio de las glándulas que pueden dificultar su vaciado.

El veterinario recomendará en esos casos la limpieza mensual de los sacos en la consulta.
Los machos dominantes o poco sumisos, como los Terrier, suelen padecer problemas en sus glándulas anales. La edad de mayor probabilidad de aparición de este trastorno se encuentra entre los tres y los ocho años.
Además, los perros que no están esterilizados y tienen contacto con perras en celo también pueden tener problemas. Las hormonas sexuales influyen en el funcionamiento de las glándulas anales caninas, ya que intervienen en la secreción de las feromonas.

¿Qué síntomas presentan?
Los síntomas varían mucho, pero se inician con un picor intenso alrededor del ano que provoca un comportamiento típico en el perro: arrastra el ano por el suelo, y también se muerde y lame la zona alrededor del mismo. A veces incluso puede despedir un desagradable olor específico. Es importante descartar si la causa de esos picores son pulgas, tenias, alergias o diarreas.
La zona puede encontrarse inflamada. Suele ser doloroso y genera malestar: puede llegar a ser tan doloroso que el perro evite defecar. En ocasiones provoca fiebre e incluso vómitos.

Tratamiento y pronóstico
Si los sacos anales están demasiado llenos es posible vaciarlos mediante presión. No es tan fácil como puede parecer y es conveniente que el veterinario explique cómo hacerlo. Hay que sujetar las bolsas entre el pulgar y el dedo índice (preferiblemente con un guante y un pañuelo en la mano) masajeando desde delante hacia atrás.
En caso de una obstrucción persistente de los conductos de drenaje de las glándulas puede ser necesario puntualmente introducir un dedo en el ano y exprimir así la glándula hacia su apertura para vaciarla. ¡Cuidado! No se debe experimentar con esto en casa: debe hacerlo un especialista. Tampoco es aconsejable intentar vaciar las glándulas de manera preventiva en casa, ya que esto puede estimular la producción del material de excreción. Si se hace de forma incorrecta se podría producir la irritación e infección de la glándula sana.

Posteriormente el veterinario suele desinfectar la zona y administrar un antiinflamatorio.
En caso de que se haya formado un absceso, el especialista lo abrirá para vaciarlo por comple-to y recetará un antibiótico para controlar la infección.
Como norma general hay que evitar la obesidad y proporcionar a los perros dietas equilibradas de calidad.
Si los problemas son recurrentes el veterinario planteará la posibilidad de realizar una intervención quirúrgica mediante la cual las glándulas son eliminadas por completo (denominada saculectomía). Es un buen método para liberar al animal de los desagradables problemas recurrentes, pero no deja de ser una intervención agresiva.

La prevención es la mejor herramienta
Para evitar estos desagradables problemas y actuar lo antes posible, lo más recomendable es cumplir tres normas básicas:
-Observar si el perro siente molestias en la zona anal.
-Alimentarlo con comida equilibrada de calidad, específica para perros.
-Observar que sus heces son consistentes.
Si se observa que alguno de estos aspectos falla, debe consultarse con el veterinario para que revise sus glándulas anales y si es necesario proceda al vaciado y limpieza de las mismas antes de que evolucionen hacia una infección o una fístula. Cuanto más se tarde en acudir al veterinario, más doloroso será el drenaje de las glándulas. • 8/16

Fuente: Colegio Oficial de Veterinarios de Alicante
 


Arriba - Portada - Contenidos de ocio, cultura, deportes, sociedad en Facebook y en Twitter


ideas


ofertopolis_336x90


Alicante • Mascotas

Mal aliento

 El mal aliento o halitosis afecta tanto a perros como a gatos de cualquier raza o edad, aunque muchas veces existe una causa patológica detrás de este problema. Dado que actualmente se vive más estrechamente con las mascotas, especialmente en las ciudades, es un problema que se detecta enseguida y que suele molestar a los propietarios. Son muchas y muy diferentes las causas de la halitosis en las mascotas, aunque la más frecuente es la enfermedad periodontal.

No obstante, este desagradable olor puede tener muchos orígenes:

Lo más frecuente
Tanto los perros como los gatos pueden tener mal aliento originado por diversas patologías. A continuación se destaca lo más frecuente en cada especie:
Perro: existen razas de perros más predisponentes a padecer problemas dentales y acumulación de sarro por su raza, edad, pH salivar, esmalte del diente, etc. que derivan en halitosis. Especial cuidado con las razas de pequeño tamaño a partir de los tres años.
Gato: aunque en los gatos es menos frecuente la acumulación de sarro, la enfermedad periodontal puede aparecer como síntoma de una serie de virus que padecen los felinos. Hay que tener especial cuidado en gatos que no han seguido un correcto protocolo de vacunación, nacidos en libertad o en contacto habitual con otros gatos.

La enfermedad periodontal
Esta enfermedad consiste en la inflamación de alguna o todas las estructuras de la cavidad bucal, y se origina a partir de la formación de la placa dental y del sarro. A medida que este sarro se va acumulando en el diente, comienza a aparecer la gingivitis (inflamación de las encías) y más adelante la periodontitis (inflamación del hueso que sujeta el diente). Cuando se alcanza el punto en el que se ve afectado el hueso maxilar o mandibular, los dientes pierden su agarre y se caen. Pero ahí no acaba todo, ya que la infección originada inicialmente en la cavidad bucal puede generalizarse y desencadenar patologías cardiacas, gastrointestinales, renales, etc.

Revisiones veterinarias
Cuando una mascota presenta halitosis debe ser visitada por un veterinario especialista para realizar una exploración completa de la boca; en el caso de no localizar el problema en la boca se tendrá que investigar el resto de las causas para descartar otras posibles enfermedades, que además del mal aliento pueden desarrollar problemas más graves en el animal.
Conviene realizar revisiones veterinarias para vigilar el estado de salud de la boca de los animales cada cierto tiempo, evitando así una acumulación excesiva de sarro en los dientes y toda la serie de problemas más o menos graves que lo acompañan.

¿Cómo se evita?
La causa principal de la halitosis en las mascotas es la enfermedad periodontal y la presencia de sarro; a continuación se enumeran una serie de recomendaciones veterinarias para evitar estos problemas:

En muchas ocasiones, cuando la enfermedad periodontal está muy avanzada se debe establecer un tratamiento que puede consistir en un cambio de dieta, antibioterapia o el empleo de otros fármacos, una limpieza dental o incluso cirugía oral en los casos más complicados.

Limpieza dental
Cuando existe un problema bucal que origina mal olor de la boca, muchas veces debe realizarse una limpieza de dientes para poder retirar el depósito de sarro y sanear la dentadura de la mascota.
Para realizar una limpieza bucal se requiere una sedación o anestesia del animal para poder trabajar correctamente en la boca del animal, ya que un animal despierto no lo permitiría.
Como cualquier otro procedimiento para el que se requiera una sedación o anestesia, antes se debe realizar una exploración del animal para asegurarse de que el animal se encuentra en las mejores condiciones para aceptar los fármacos anestésicos.
Una vez completada la limpieza dental, el pulido de los dientes y el saneamiento general de la dentadura, es indispensable seguir las indicaciones veterinarias sobre la profilaxis dental. • 8/16

Fuente: Colegio Oficial de Veterinarios de Alicante



Bookmark and Share


patanes_comentarios
alicante_bici