Neolectum - editoriales y opiniones sobre temas relevantes de la sociedad, la industria y el comercio; sectores y mercados,-

Sectors and markets

medimundi
neolectum_twitter alacantville

Coyuntura social • Nov 2010

Elecciones catalanas: muchas marcas, el mismo olor

Da pena por momentos ver llegar la fecha electoral de autoridades regionales de Cataluña y confirmar que en el terreno de batalla las listas se llevan como perros y gatos, todos ladran sus consignas, todos muestran los dientes a sus rivales... pero todos comienzan a hacer guiños a diestra y siniestra a medida que se acerca el domingo.

El denominado “tripartito” llegó a su final, auto-fagocitado en parte por los continuos desplantes del socio más catalanista (ERC), que no supo amoldar la responsabilidad de Gobierno a su efervescente popularidad en las urnas. La segunda legislatura del “tripartito” corrió la suerte paralela del Gobierno central, arrastrado por una crisis económico-financiera de un sistema que contraataca presionando aún más a las clases menos holgadas.

El PSOE logró aparentemente en el País Vasco la cohabitación imposible, dando muestras de que el consenso es posible si las metas son no sólo comunes sino también coherentes. Un problema común concreto, como el terrorismo y la inestabilidad social derivada de su existencia, no basta para explicar el solvente resultado de un apoyo pactado.

Por su lado, en Cataluña no hay problemas de terrorismo (al menos, de los no financieros) y el PSOE, si bien también logró desbancar a la corriente política regional dominante (CiU), lo hizo con un coste político mucho mayor y teniendo que dar cabida en el Gobierno a una presunta izquierda regional (ERC) que termina siéndolo más por descarte en el espectro político catalán que por actitud.

Uno de los aspectos que quizás haya contribuido a estabilizar más los pactos vascos del PSOE-PP frente a los equivalentes catalanes con EU-ICV y ERC es algo que resulta intangible aunque sí perceptible: la capacidad de auto-crítica. Los vascos son “muy suyos” y el paradigma del “poderío vasco” son las anécdotas construidas en torno a los bilbaínos. Los catalanes también son “muy suyos”, pero existe esa diferencia fundamental. Los vascos pueden reírse de sí mismos y seguir adelante. Los catalanes no.

Sufren cualquier crítica como una agresión y siempre están a la defensiva. Sonríen con el tópico de la tacañería catalana y poco más. Las críticas más elaboradas son “algo más” y rayan en la conspiración anti-catalana. Vamos, que son más españoles de lo que quieren admitir.

No dejan de promocionar su pluralidad pero cuando deben exponer sus proyectos territoriales revelan intenciones políticamente tan incorrectas que les llevan más tiempo y desgaste en la matización o rectificación posterior.

Colóquese a un lado al PSC (la franquicia catalana del PSOE), que se muestra pluralista-catalanista-no (necesariamente) soberanista, a EU-ICV, que ya anunció para las generales la constitución de un frente pluralista de ámbito estatal, y al inefable PP, cuya vertiente neocon hasta parece por momentos que está de lo más oronda con el sufrimiento generalizado de la sociedad, en una paradójica interpretación de que el fracaso de los demás es el éxito de ellos.

Pues lo que queda es democracia cristiana y socialdemocracia en todas sus variantes cromáticas. El abanico ideológico de los partidos regionales catalanes tiene primos hermanos y primos segundos en casi todas las demás agrupaciones. Los puntos de convergencia son más factibles que deseables por sus dirigentes y se hacen más evidentes a medida que se acerca la cita d ellas urnas.

Puigcercòs (ERC) bravuconea con la necesidad de la autonomía financiera y que se acabe “el expolio del Estado español”... añadiendo que en Andalucía casi nadie paga los impuestos. Si esto último fuera verdad, España no podría estar dónde está ya que más del 20% de la población reside y cotiza en Andalucía. Y entre Cataluña y Madrid, regiones con población similar, el PIB regional per cápita ha llegado a ser de casi el doble en Madrid, respecto de su par mediterránea.

Intolerancia, insolidaridad, insolencia hacia la región española (Andalucía) que aportó más mano de obra para el desarrollo económico e industrial de Cataluña... Lleva esta voz cantante de ERC la bronca contenida de que los sondeos no le son gratos y deberá arrimarse al caballo ganador si quieren seguir pintando de algo en la política catalana. De hecho, ellos “jamás iban a pactar con la resucitada CiU” pero ahora se escucha justamente lo contrario, porque tampoco descartan nada ya.

CiU vuelve al ruedo con una mayoría de votos prevista aunque no absoluta en los sondeos, lo que le aporta varias novias. Allí es donde el PSOE (PSC) puede llegar a experimentar con un nuevo binomio DC regional + SD estatal. Un segundo novio sería el PP si, como se deduce por mero peso específico, queda mejor ubicado por el descalabro del “tripartito”. Este binomio sería una apuesta a largo plazo, suponiendo que el PP recupere el Gobierno central en 2012 (tal como las encuestas de hoy indican). Y el tercer novio posible, en caso de necesitar sumar, sería el más adolescente e inestable: ERC. Es decir, si CiU no obtiene mayoría absoluta, habrá de nuevo extraños compañeros de alcoba en la Generalitat catalana.

Y quedan los despojos políticos, que no cuentan como opción de Gobierno pero sí para incordiar si es necesario. Los más conocidos son Ciutadans (Albert Rivera) que junto a los ya mencionados cierra los partidos con representación parlamentaria; AG (Alternativa de Govern) encabezada por una Montserrat Nebrera, que como cierre a un sensual videoclip te dice, envuelta en una toalla, que ellos son “la alternativa liberal en Cataluña” (¡oops!). Nebrera es una ex(pulsada)-PP, conocida también por burlarse del acento andaluz de una ministra.

Otro candidato pintoresco a la presidencia regional es Joan Laporta (ex-presidente del club de fútbol Barcelona), por SI (Solidaridad Catalana por la Independencia), un frente de agrupaciones del “independentismo duro”, tan duro que Laporta ya ha aclarado que él no pactaría ni con ERC (tiembla Puigcercòs...). Laporta ha sido investigado por su gestión al frente del club de fútbol, período durante el cual se produjeron algunos gastos excesivos y superfluos. Sus declaraciones no siempre son las más correctas y, además, parte de su campaña utiliza a una porno-star envuelta en la presunta bandera de un Estado catalán independiente, paseando por Madrid (¡oops!).

El circo continúa con Josep Anglada (Plataforma por Cataluña), el Le Pen ibérico, tan ultra-derechista e intolerante que incluso echaría de allí a los catalanes pluralistas (que, por fortuna, son mucho más numerosos). Y una plataforma (CORI) que tiene como nº 2 para Barcelona a un transexual que alquilaba habitaciones a prostitutas en el barrio gótico y no creía que fuera delito... El espectro se completa con una treintena de listas electorales.

Además de los llamativos ganchos mencionados arriba, destacan también lo del PSC, donde uno de sus videoclips muestra a una chica gozando sexualmente mientras vota, con el lema de “votar es un placer” y la del PP, que presentó un videojuego que consiste en “cargarse” (eliminar) inmigrantes (generalismo bajo el cual agrupan en España a los extranjeros no-comunitarios) entre otros colectivos “indeseables”.

En las campañas hay sexo sugerido y hasta violencia (aunque el PP ya matizó lo del video anti-extranjeros...), para elegir autoridades de la región que alberga el prostíbulo de carretera más grande de Europa y se presenta como uno de los territorios más liberales y permisivos del continente. Por fortuna, hay muchos catalanes con sentido común y, aunque les duela admitirlo a muchos, es una sociedad más conservadora de lo que quiere aparentar.

Tienen miedo a los cambios “revolucionarios” y por eso tras la experiencia (mal gestionada) del “tripartito” todo apunta que vuelven a lo seguro, mamá DC, el conglomerado CiU, que cuenta con miembros imputados en los casos de corrupción financiera más graves de la democracia en Cataluña pero que “son de la casa”.

CiU sabe que quizás no logre la mayoría absoluta pero también comprobó que es posible gobernar en coalición. Esta última es una modalidad de la democracia que poco a poco está incorporando España aunque con las tiranteces heredadas de una “transición” forzada y una población muy desencantada que se va alejando progresivamente de su compromiso social básico: participar.

La política española parece resumirse por momentos en disfrutar con los fracasos ajenos y en “patear al caído”. Este vodeville debería haber terminado hace tiempo y la recesión económica de la que está saliendo lentamente podría haber sido la oportunidad ideal para forzar una madurez de colectivismo y solidaridad que, por desgracia, no figura entre las prioridades del político en ejercicio. Por ello hoy más que nunca sería deseable un golpe de efecto de los ciudadanos de a pie. • D.L. / 24-11-10

 

 

 


Arriba - Portada - Contenidos de ocio, cultura, deportes, sociedad en Facebook y en Twitter

ofertopolis_336x90


Acercamientos • Oct 2010

Aguirre y Díaz Ferrán, los neocon inagotables

Díaz Ferrán pasa sus últimos días al frente de la CEOE encendiendo explosivas mechas mediáticas. Si ya quedaba poco por ver en un personaje francamente siniestro para la estabilidad laboral de cientos de personas, que sólo han sido títeres en las nóminas de sus experimentos financieros, llegó a tensar tanto la cuerda que sus propios pares le hicieron entender que debe dar un paso al costado.

Pero Díaz es de la línea Aguirrista, política chula como pocas que se ha ganado un puesto estable en todo guiñol y programa cómico que se precie. El no se entregará tan fácilmente y ahora sale con las declaraciones del sacrificio salarial y de horas de trabajo para “congraciarse” con parte de sus colegas, quizás previendo una eventual candidatura a las nuevas elecciones de la patronal.

La relación de Díaz con Aguirre no es sólo caracterológica sino que también existen vínculos financieros cada vez menos refutables. El y otros empresarios aportaron más de 1 millón de euros a Fundescam, fundación del PP, especialmente concentrados en los últimos tres años del período aznarista, cuando la Comunidad de Madrid casi vuelve a manos del PSOE si no hubiera sido por el artero golpe (de chequera) del “tamayazo”.

Tanto empresario dadivoso fue posteriormente recompensado con suculentos contratos públicos (muchos de los cuales abultan la pesada deuda regional que sostienen los residentes madrileños) y todo gestionado por la ingeniería financiera montada a través de Special Events y las restantes empresas del paraguas del caso Gürtel.

Aguirre, que aún deberá explicar, llegado el momento, los entresijos financieros que vinculan al PP de Madrid con la generosidad financiera de estos empresarios y la contabilidad doblada que llevaba Correa para tantos actos y eventos, no tiene el menor empacho en salir ahora a la palestra y apoyar abiertamente a la línea más conservadora (y hay que exprimir el límón...) de Estados Unidos, que plantea una visión de la sociedad claramente clasista, que en ese país encaja perfectamente incluso en estratos poco instruidos pero que aquí, en España, había comenzado un lento pero continuo proceso de disolución durante los últimos 30 años.

Aguirre quiere aprovechar la coyuntura de restricciones económicas para reforzar un “retorno” al señoritismo casposo e insolidario, apoyado además en las declaraciones de socios en el pensamiento, como Díaz Ferrán. Ambos están vinculados por sus cargos en una trama delictiva de perfil financiero y no cejan en bajar línea sobre sus convicciones neocon como la válvula de salida a una presunta crisis que ellos mismos contribuyeron con sus actos y decisiones a provocar. • D.L. / 15-10-10

 

Distanciamientos

¿Quién trae la cerveza? Los políticos “se congratulan”

Junio es un mes de relajación en el Hemisferio Norte. Los principales mercados impulsores del modelo capitalista ya entran en vacaciones de verano y se mutiplican los eventos de ocio y los deportivos. Este año coincide además con una fase final de Mundial de Fútbol, graciosamente concedido a Sudáfrica aunque no a sus ciudadanos según reflejan las crónicas.

En el caso de la Comunidad Valenciana no se quedan atrás. El oneroso esfuerzo de traer la F1 a la capital regional se repite y ya acumula no pocas fisuras de apoyo popular. Con el enfoque clasista que Ecclestone le otorgó en los últimos lustros, la competición le viene de perlas a una cúpula de Gobierno regional y municipal que contribuye a financiar los pasatiempos de una subclase económica que, de todas maneras, podría pagárselo de su bolsillo cuando quisiera.

A la alcaldesa Barberà se le recogieron estas declaraciones: “Todos los hoteles de cuatro y cinco estrellas están llenos y se están haciendo compras importantes en floristerías y mercados, además ¿cuánta gente verá la ciudad por televisión?". El trajeado y exultante presidente regional, Francesc Camps, no le va en zaga. Destaca él que estas pruebas colocan en primera plana mundial a los 5 millones de residentes valencianos. Precisamente son estos últimos quienes, con sus impuestos (cuya campaña 2009 acaba de finalizar), alimentan la caja con la que se financian este tipo de tropelías sociales.

Mientras tanto, en la provincia de Alicante siguen existiendo barracones y containers que hacen las veces de aula para educar a lo largo del ciclo obligatorio completo a toda una generación. Paradójicamente no faltó en estos años la necesaria inyección de dinero a proyectos semi-públicos deficitarios como Terra Mítica o la Ciudad de la Luz.

Por su parte, la ley de uso y enseñanza del valenciano superó ya el cuarto de siglo pero nada conmueve a las autoridades educativas, que parecen descargar esa responsabildiad en cada familia. La música, otra tradición cultural de profundo arraigo en la Comunidad Valenciana, también corre peligro si continúan los recortes de ayudas a escuelas y asociaciones musicales distribuidas por las tres provincias, que además generan trabajo para cientos de personas entre profesorado y bandas.

Pero el enfoque de las autoridades se opone a la lógica de la mayoría. Fórmula 1 para unos pocos, precios de entradas prohibitivos, incremento de tarifas de restauración, corte de calles en la ciudad, … Y la región sigue retrocediendo en su capacidad productiva debido en parte a inversiones públicas mal gestionadas que han endeudado sensiblemente al conjunto de la ciudadanía.

De tener un PIB per cápita similar a la media española hace unos 15 años, en tres lustros se ha situado en el 90% de dicha media y nada indica que vaya a levantar cabeza próximamente si no recibe una fuerte inyección de dinero para amortizar el elevado endeudamiento acumulado o si no comienza una política de privatización salvaje, cuya senda algunos indicios ya perfilen. En cualquier caso, por tasa o por impuesto, la ciudadanía termina pagando estos desmanes y estas bacanales del glamour que falsamente quieren justificar.

Ellos, los políticos, se han desentendido de la ciudadanía que les confió una responsabilidad de efecto colectivo y con discursos grandilocuentes pretenden justificar sus decisiones fundamentales, incluidas las que reflejan cambios de rumbo importantes con respecto a lo ofrecido durante la campaña. Si la realidad es más dura que los sueños y las ilusiones y a veces no queda otra que apechugar y hacer tripas corazón, la altura política de las personas se demuestra por la valentía y honradez de su discurso. Si, por el contrario, actúan y discursean de forma disociada, sólo alimentan el descreimiento y la decepción.

Y como esa frase que se adjudica a Stevenson, sobre que si no te preocupas por la política, otro se ocupará por ti, los ciudadanos descreidos y decepcionados deberían volver a por sus fueros y participar de forma activa para reconducir los rumbos de la sociedad que ellos consideren perdidos. Los políticos son meros gestores del encargo colectivo surgido de las urnas y sólo la indiferencia y la indolencia los endiosa y apoltrona sine die. • D.L. / 8-7-10



Bookmark and Share



patanes_comentarios
alicante_bici